EL DAR

CUÁN FÁCIL COMPARTIR CUANDO TENGO DOS PANES,
CUÁN DIFÍCIL CUANDO TENGO UN SOLO PAN.
CUÁN FÁCIL AMAR CUANDO SOMOS AMADOS,
CUÁN DIFÍCIL HACERLO CUANDO SOMOS RECHAZADOS.

LA PALABRA DE DIOS NOS INVITA A DAR, PERO NO A NUESTRA MANERA, MUCHAS VECES DAMOS PERO A NUESTRA MANERA Y NO A LA MANERA DE DIOS COMO LO ENSEÑA  SU PALABRA, DIOS NOS DA LA PAUTAS DE UN BUEN DAR O COMPARTIR, EL MAYOR EJEMPLO EN DAR ES NUESTRO MISMO DIOS QUE NOS DIO SU HIJO ÚNICO PARA SALVARNOS DEL PECADO Y CONDENACIÓN.

DEMOS DAR LO MEJOR, DEBEMOS DAR DE LO QUE TENEMOS AUNQUE EN EL  MOMENTO LO QUE TENEMOS ES POCO; COMO LA VIUDA DE SAREPTA DE SIDON QUE SOLO TENIA UN POQUITO DE MASA, PERO POR INDICACIÓN DEL PROFETA DE ESE POQUITO DE MASA LE HIZO PRIMERO UNA TORTA PARA EL PROFETA Y COMO COMPARTIÓ DE LO POCO QUE TENIA DIOS LE MULTIPLICO LA MASA Y COMIÓ ELLA Y SU HIJO POR AÑOS HASTA QUE SE ACABO LA SEQUIA.

SI DAMOS DE LO POCO QUE TENEMOS DIOS NOS MULTIPLICARÁ LO QUE NOS QUEDA PARA QUE NUNCA NOS FALTE, MUCHAS VECES HAY TEMOR DE COMPARTIR PORQUE TENEMOS POCO, Y TEMEMOS QUEDARNOS SIN NADA, NO TENGAMOS TEMOR SI COMPARTIMOS DE LO POCO QUE TENEMOS, DIOS  SE ENCARGA DE MULTIPLICAR LO QUE NOS QUEDA, LO POCO EN LAS MANOS DE DIOS ES MUCHO.